HasieraDei iezaguzu
94 400 28 00
Kontaktua eues

Propiedad Intelectual: primeros pasos para emprendedores/as

Por Pablo López-Ronda. Director de Transformación de Ventas de ClarkeModet. CEBEK EMPRENDE mantiene un acuerdo de colaboración con ClarkeModet mediante el cual existen tarifas especiales para emprendedores y servicios a medida 

El mercado es un lugar cada vez más competitivo, por lo que los emprendedores necesitan, hoy más que nunca, proteger sus activos intangibles y saber explotarlos adecuadamente en el nuevo escenario global.

Entre estos activos, la Propiedad Industrial e Intelectual, directamente relacionada con la innovación y la creatividad de la empresa, será un aspecto fundamental para el éxito del negocio.

Hoy día no basta con tener una estrategia de protección de nuestras patentes, marcas, diseños, secretos empresariales… También es necesario saber cómo ejecutarla adecuadamente.

Porque incluso una gran inversión en solicitudes de registro no es, si no sabe manejarse adecuadamente, garantía de éxito.

Partiendo de esto, ¿qué puntos básicos debemos abordar en primer lugar como parte de nuestra estrategia de Propiedad Industrial e Intelectual?

  • Identificar nuestros activos intangibles de PII y determinar cuáles son críticos para el desarrollo o continuidad del negocio. Como parte de la estrategia de negocio, es necesario decidir qué activos proteger en una autoría completa. Durante esta fase, debemos ir más allá y prever el desarrollo que puedan tener estos activos en el futuro. Tomar la decisión sobre qué y cuándo proteger es clave: patentar demasiado pronto puede convertirse en un error igual o peor que hacerlo demasiado tarde, aunque claramente, la prioridad será proteger cuanto antes sea aconsejable cualquier activo del que dependa la empresa.

 

  • Garantizar la titularidad de los derechos. Mediante contratos, debemos regular la titularidad de los derechos de PII desde el inicio. Hay que tener en cuenta que estamos en entornos donde el desarrollo de la tecnología comienza, a veces, antes incluso de que se constituya la propia empresa, en proyectos a los que progresivamente se van incorporando nuevos miembros, inversores, aliados, proveedores y colaboradores de distinta índole.

 

  • Preservar la confidencialidad de la información estratégica sobre tu innovación. Para cualquier empresa que desarrolle nuevos productos o en la que se genere información que suponga una ventaja competitiva de mercado, este aspecto será fundamental, particularmente en entornos colaborativos. Existen distintas fórmulas contractuales, acuerdos de confidencialidad y procedimientos y políticas que podemos aplicar en el día a día y en la relación con nuestros clientes, proveedores u otros terceros. Hay que tener en cuenta que algunos derechos se basan principalmente en la no divulgación de la información estratégica y en haber adoptado todos los mecanismos posibles para mantenerla protegida.

 

  • Evitar el “Do it yourself”. ¿Puedes encargarte solo de dar todos los pasos para gestionar tu Propiedad Industrial e Intelectual? En muchas ocasiones, esta tarea no será posible por la complejidad de los procedimientos asociados a la protección de algunos tus activos. Es importante saber reconocer a tiempo cuándo necesitamos ayuda, tanto para la gestión como para el asesoramiento. Nos exponemos nada menos que a una pérdida de derechos que puede convertir nuestro proyecto empresarial en inviable desde un punto de vista económico al no asegurar la exclusividad sobre nuestros derechos.

 

  • Considerar tu Propiedad Industrial e Intelectual como una moneda para intercambiar valor. La protección de estos activos no sólo nos ayuda a minimizar riesgos de cara al futuro, blindándonos ante posibles infracciones de terceros que quieran aprovecharse de nuestra actividad innovadora o de nuestra imagen. Debemos ver, además, la PII, como una herramienta más de negocio, que nos puede ayudar a conseguir financiación, inversión, aumentar nuestros ingresos y rentabilidad mediante licencias… En definitiva, como un instrumento al servicio de nuestro proyecto que puede determinar el éxito o fracaso de nuestro negocio.

Menu