HasieraDeitu gaitzazu
94 400 28 00
Kontaktua eues

CEBEK, FVEM, CECOBI, ASCOBI y AVEQ presentan ”Personas y Futuro: Transformando la empresa de Bizkaia”

 Las organizaciones empresariales CEBEK, FVEM, CECOBI, ASCOBI y AVEQ han presentado hoy en Bizkaia Aretoa el proyecto “Personas y Futuro: Transformando la empresa de Bizkaia”.

En esta propuesta, que cuenta con el apoyo de la Diputación Foral de Bizkaia, se apuesta por fomentar una mayor participación de los/as trabajadores/as en la empresa teniendo en cuenta que las nuevas compañías “avanzan hacia un proyecto común basado en la colaboración, la confianza y el compromiso”.

Previamente se ha celebrado también una mesa redonda titulada “La importancia de las personas: ¿Qué puede hacer la empresa?”, en la que han participado Angel Ramos de Ilunbe, Lola Rodríguez de Bahía de Bizkaia Gas, Fernando Laguna de Eulen y Gorka Zubillaga del grupo Uvesco que han contado su experiencia en este ámbito.

Angel Ramos, de Ilunbe destacó entre otros temas “la fuerza del equipo, la implicación de las personas, un lenguaje común y que su empresa puso el foco en la autogestión”.

Lola Rodríguez, de Bahía de Bizkaia Gas habló del “contrato emocional, no solo el jurídico”. Destacó “la importancia de la integración de las personas en la empresa y que la acogida compete a toda la organización” Indicó que “es importante saber cómo se siente uno en el trabajo”. Añadió que “la persona necesita saber para qué está aquí y en que contribuye a la organización”.

Fernando Laguna, de Eulen indicó que “hay que preguntar a las personas cómo ven la empresa y cómo lo harían ellos. El cambio debe empezar en la dirección, debe ser ejemplo. Además hay que comprometerse a hacerles caso”.

Gorka Zubillaga, del grupo Uvesco dijo que “es muy importante que los líderes tengan credibilidad y coherencia. Es fundamental el respeto y la humildad.” Añadió que “del fracaso se aprende” y destacó que “en UVESCO queremos que las personas se sientan las mejores y que la sociedad se lo reconozca”. Indicó también que “que hay que ser justos con las retribuciones y que hay que compartir el proyecto conjunto”.

Posteriormente el acto ha contado con la intervención, del presidente de Cebek, Iñaki Garcinuño, de la FVEM, José Luis López Gil, la de la Asociación Vizcaína de Empresas Químicas (AVEQ), Ángela Fernández, el de CECOBI, Pedro Campo, y el de ASCOBI, Alex Bidetxea.

 

El proyecto “Personas y Futuro: Transformando la empresa de Bizkaia”.

El presidente de Cebek, Iñaki Garcinuño, ha afirmado que en el entorno económico actual en Euskadi “no tienen cabida quienes basan sus estrategias de competitividad en unos sueldos bajos comparativamente respecto a los de su competencia ni las empresas que no potencian y gestionan adecuadamente el talento”.

El líder de la patronal vizcaína ha señalado asimismo que “las generaciones que entran ahora en el mercado laboral no son iguales a las de antes y eso nos condiciona como empresas porque necesitamos tener y retener talento como organizaciones y como territorio porque no nos va a sobrar nadie, al contrario, necesitamos atraer a Bizkaia a todo aquel que esté en edad de trabajar”.

Para lograrlo, presentamos un nuevo proyecto para conseguir un modelo de estructura empresarial cuyo perfil busca “atraer talento” y fomentar una mayor participación de los trabajadores en las empresas vizcaínas dentro de una estrategia dirigida a hacer de Bizkaia un “lugar atractivo para desarrollarse profesionalmente”.

El proyecto, denominado ‘Personas y Futuro: Transformando la empresa de Bizkaia’, es una iniciativa conjunta compartida con las organizaciones empresariales sectoriales integradas en Cebek, del Metal (FVEM), Comercio (Cecobi), Empresas Químicas (AVEQ) y Construcción (Ascobi).

Garcinuño ha descrito la propuesta como una “apuesta clara y duradera por situar a las personas que forman parte de nuestras empresas en el centro de nuestra estrategia innovadora y competitiva” y quiere ser asimismo “referencia y vanguardia de nuestras actuaciones del futuro como organización empresarial desde un modelo basado en las personas y orientado al incremento de competitividad de aquellas empresas que lo asuman como propio”.

La iniciativa propone a las empresas del territorio unir tres términos, personas, transformación y competitividad para “extender los valores y las prácticas innovadoras que ahora percibimos como imprescindibles en nuestro futuro como empresas y como territorio”.

INCERTIDUMBRE

En ese punto ha remarcado que “el entorno actual se ha vuelto muy cambiante y la incertidumbre no es ya una circunstancia, sino el aire que respiramos cada día como empresas”.

Por ese motivo, ha llamado a “sumar y unir valores como confianza, participación, compromiso, transparencia, colaboración o visión compartida sobre la empresa a los valores tradicionales de la empresa vasca, como han sido siempre esfuerzo, trabajo, innovación, reinversión o ahorro”. Con ellos, ha afirmado, “tenemos el cóctel perfecto para seguir haciendo de nuestras empresas una referencia en Europa”.

El presidente de Cebek ha manifestado que transformar el modelo empresarial actual requiere tener en cuenta aspectos como “la flexibilidad, las nuevas formas de trabajo, una mayor movilidad geográfica e itinerarios formativos personalizados, así como necesidades de conciliación que la empresa debe ofrecer”.

Asimismo el tejido empresarial del territorio debe incorporar valores relacionados con “la igualdad de género, también en los puestos directivos de la empresa, o conceptos como transparencia y motivación”.

Todos juntos, conducen en su opinión, a la implicación del trabajador porque “son variables que acercan a la empresa vizcaína a una mayor competitividad y a abordar con intensidad otros aspectos de su actividad, como “lo tecnológico, lo productivo o lo comercial, que no se hacen hoy sin personas porque en las empresas pocas cosas se hacen sin la implicación y el valor añadido que aportan las personas”, ha reiterado.

El presidente de Cebek ha hecho un llamamiento a facilitar la incorporación y la adopción de estas prácticas a las asociaciones pequeñas, y empresas en general, que se sientan partícipes de este proyecto, impulsando entre todos una imagen de territorio atractivo”.

Garcinuño ha señalado que “el objetivo principal es transformar nuestras empresas impulsando la relación entre sus personas y se trata de una apuesta clara de todas las organizaciones sectoriales integradas en la confederación”, y que representan a más de 6.000 empresas y 140.000 trabajadores.

“Entendemos necesario desarrollar un nuevo paradigma que sirva de referencia para todas las empresas de Bizkaia que quieran innovar socialmente” porque el objetivo es hacerlas más atractivas para los trabajadores para que tengan un desarrollo profesional más pleno”.

El responsable de la patronal vizcaína ha recordado que en este nuevo proceso de transformación “no partimos de cero porque muchas empresas del territorio, innovadoras socialmente, llevan tiempo adaptando sus estructuras, procedimientos y estilo de dirección hacia estas nuevas metas donde la participación, el compromiso y la implicación forman parte de los valores de la empresa”.

Garcinuño ha resaltado que, este proyecto, al contrario que otros que se impulsaron en momentos de crisis obligados por una necesidad coyuntural, Cebek lo pone en marcha “en un momento de crecimiento, saliendo de la crisis y en proceso de expansión cuando quizás no sea tan necesario y se piensa en proyectos comercialmente más atractivos, pero, precisamente por eso ahora es importante hablar de personas y novedoso mostrar este compromiso público que hacemos”.

Tras acordar las líneas básicas de su proyecto, Cebek, junto a FVEM, Cecobi, Ascobi y AVEQ, han puesto en marcha “un proceso de reflexión compartido para consensuar unas herramientas, unas dinámicas y una hoja de ruta que nos hagan cumplir este objetivo final, sin perder de vista la adaptación a cada sector y respetando el ritmo que cada empresa quiera dar al proyecto” ha concluido Garcinuño.

FVEM, CECOBI, ASCOBI Y AVEQ

Los presidentes de FVEM, CECOBI, ASCOBI Y AVEQ han expresado asímismo el compromiso de sus respectivas organizaciones empresariales “con el inicio de un nuevo proyecto compartido”.

El presidente de la Federación de constructoras de Bizkaia (Ascobi), Alex Bidetxea, ha afirmado que en el territorio vizcaíno el sector tiene en la actualidad “una carencia de personal cualificado enorme” y está metido de lleno en la paradoja de que, precisamente, “cuando el sector levanta la cabeza, faltan empleados cualificados”.

Bidetxea ha señalado que las administraciones públicas, como principales clientes del sector, “tienen mucho que decir” en estos momentos de recuperación porque la construcción “tiene un carácter muy temporal y los ciclos de actividad son muy cortos, algo que dificulta la inversión y la vinculación de las plantillas y las propias empresas”.

Bidetxea ha manifestado no dudar de que las empresas del sector fomenten la estabilidad de las plantillas y motiven, y comuniquen y fidelicen a sus trabajadores estarán más capacitadas para abordar con éxito los proyectos de futuro en la construcción vizcaína, y atender las exigencias de sus clientes, entre los que se encuentran mayoritariamente las administraciones públicas que tienen mucho que decir en este asunto”.

José Luis López Gil (presidente de la FVEM), por su parte, ha defendido un modelo para la empresa del metal con “jerarquías más planas y trabajo colaborativo, la frase de que las personas son el principal activo de la empresa no es una frase hecha es algo con lo que queremos tener que ver verdaderamente”.

“Es una necesidad para potenciar la competitividad de las empresas la implicación de las personas y la innovación es muy importante porque sirve para potenciar la inteligencia colectiva porque logra que los trabajadores aporten más a la empresa y para ello tenemos que darles algo a cambio, escucharles y que formen parte de las decisiones”.

MAXIMIZAR LA SEGURIDAD

A su vez, la presidenta de AVEQ, Ángela Fernández, ha abogado respecto a su sector, que agrupa a las empresas químicas, por “maximizar en primer lugar la seguridad para, una vez superado eso, pasar a trabajar en la prevención con las personas para lograr no ir ya a evitar el accidente sino el incidente”.

Para lograrlo, Fernández ha afirmado que “la única respuestas es que los empleados estén implicados en el proyecto empresarial y fomentar la cooperación, reconociendo y premiando sus aportaciones”.

Pedro Campo, presidente de Cecobi, se ha mostrado convencido de que el sector del comercio es “muy distinto” al resto, y cuenta con factores íntrinsecos, como la conexión directa y el trato personal con los clientes, lo que conlleva necesariamente la aplicación de esos nuevos valores que quiere fomentar el nuevo proyecto de empresa impulsado por Cebek, como “confianza, participación, compromiso, transparencia, colaboración o visión compartida sobre la empresa”.

Clausura a cargo del diputado de Desarrollo Económico y Territorial de la Diputación Foral de Bizkaia, Imanol Pradales.

 

La clausura ha corrido a cargo del diputado de Desarrollo Económico y Territorial de Bizkaia, Imanol Pradales, quien en su intervención ha calificado el proyecto empresarial como “crítico y fundamental para la Diputación de Bizkaia y su departamento”.

Pradales se ha mostrado convencido de que la propuesta empresarial de poner a las personas en el centro de la empresa “es el único camino posible para la sostenibilidad del tejido empresarial vizcaíno” y para lograr “atraer y retener el capital humano”. En ese sentido, ha añadido que, “quien no lo haga, está llamado a desaparecer”, porque “no podrán mantener su competitividad”.

El diputado foral ha coincidido con los responsables sectoriales vizcaínos en que “nos van a faltar personas”. En ese punto, ha recordado los datos del territorio de la EPA, que evidencian que si en 2002, el 38,7% de la población vizcaína ocupada tenía menos de 35 años y los mayores de 55 años representaban el 10,2%; la tendencia se ha invertido y en 2017 los menores de 35 caen hasta el 21,3% mientras que los mayores de 55 años representan ya el 18,3%.

Esta realidad demográfica, ha afirmado Pradales, obliga a una gestión “profunda y estructural y a impulsar procesos transformadores, que obligan a transformar también la estructura de las propias empresas”.

“Hay que contar con equipos y personas comprometidas con proyectos empresariales capaces de atraer el capital humano”, que cada vez más, ha indicado, demanda otros aspectos aparte de los salarios, como la oportunidad de desarrollo, la flexibilidad, la oportunidad de desarrollo o el equilibrio de valores”.

 

 

Menu