HasieraDeitu gaitzazu
94 400 28 00
Kontaktua eues

Garcinuño alerta de 12.000 parados más y pide adaptar el decreto porque “no vale café para todos”

Garcinuño destaca la responsabilidad de CCOO y UGT frente a la estrategia de “cúpula” de ELA y LAB y su guión, que acabará “con marchas en Gran Vía”

El presidente de Cebek, Iñaki Garcinuño, ha alertado de que ya se contabilizan en Euskadi 12.000 parados más en marzo y ha advertido del impacto negativo que tendrá el decreto ley que establece la suspensión de toda actividad no esencial. Por ello, ha pedido su adaptación a la “especificidad” industrial de Euskadi, porque “no vale el café para todos”.

En sendas entrevistas en Herri Irratia y Onda Vasca, Garcinuño ha defendido que no era necesario ese decreto porque había un nivel de protección hacia las personas “suficientemente adecuado”, se había hecho un “esfuerzo económico” y se estaban adoptando medidas de flexibilidad para “no trabajar todos y separar a las personas”.

El presidente de Cebek ha afirmado que, entre salud y economía, “no cabía elegir solo la primera”. “La salud, por supuesto es lo primero, nadie tiene ninguna duda, pero si alcanzas un nivel de protección adecuada, no puedes de desdeñar la segunda, que es la economía, que es el día después y creemos que ese equilibrio que se había conseguido se rompe en este caso todo en favor de la salud, lo cual es muy importante pero desdeñamos la economía y ese es el daño que vamos a sufrir”, ha afirmado.

IDIOSINCRACIA INDUSTRIAL

Garcinuño ha afirmado que los empresarios echan de menos en el contenido del decreto que, aunque fuera “genérico” para todo el Estado, Euskadi pudiera adaptarlo “a la propia especificidad e idiosincrasia, como territorio industrializado”.

“Que Murcia adopte ahora por el cierre o hace unos días está muy bien, pero en Murcia la agricultura, el sector primario es muy importante pero el sector industrial no tiene nada que ver con el que tenemos nosotros. Cada comunidad autónoma puede tener su deseo pero la norma general podría poderse aplicar a cada autonomía, precisamente para eso tenemos un estado descentralizado, como ha hecho Alemania con los landers. Y no nos hayan dejado ningún margen de maniobra en ese sentido es lo que más lamentamos”, ha agregado.

A su juicio, es una “revindicación lógica” y que se corresponde “con lo que es un estado de las autonomías”. En este sentido, ha asegurado que Euskadi tiene “competencias profundísimas” en el Estatuto de Autonomía y ha lamentado que el Lehendakari y el Gobierno Vasco “no tienen ni el más mínimo margen de maniobra ni interpretación”. “Es algo que no se corresponde con la lógica y no vale el café para todos”, ha apuntado.

Según ha indicado, a Murcia “no le venía un afectación muy grande” porque “hay que seguir comiendo todos los día”, pero su propuesta de cierre “afecta a otras comunidades como la nuestra donde hay un sector industrial superpotente”. “No se puede tener presiones de una región absolutamente agroalimentaria frente a unas regiones industriales y para eso está la capacidad de adaptación que, en el ámbito de nuestra soberanía, teníamos que haber tenido y no hemos tenido”, ha denunciado.

Garcinuño ha asegurado que da la sensación de que han “pensado en pocas cosas” a la hora de elaborar un decreto ley que se “coge con pinzas” y es una “chapuza en forma y presentación”. El presidente de Cebek ha señalado que hay muchas “lagunas” e “incertidumbres” y la instrucción aclaratoria que se hizo pública este lunes por la noche “aclara bien poco”, sobre todo, en relación al artículo 4, que es el que “quizá permita a algunas empresas abrir fuera de los sectores esenciales”.

A su juicio, no aclara si todas las empresas “se pueden acoger para salvar los muebles y hacer lo mínimo” o si solo afecta a empresas que trabajan en fines de semana o festivos.

Tras reconocer los esfuerzos de los gobiernos y la clase política por su labor en unas circunstancias muy difíciles, ha indicado que hay “muy pocos aciertos” en el decreto ley y, tras aludir a la situación “caótica” vivida este lunes, ha asegurado que hay que tener en cuenta que, cuando se vuelve a la actividad, “no se tiene el pedido encima de la mesa”.

Sin embargo, ha valorado las medidas que se están tomando desde el Gobierno Vasco y la Diputación de Bizkaia porque “van en la buena dirección”, están “cerca de las empresas para amortiguar el daño” y tienen “sensibilidad a diferencia del Real Decreto”.

ELA Y LAB

Ante la postura de sindicatos como ELA y LAB que pedían desde hace semanas el cierre total de la paralización de la actividad, Garcinuño cree que tratan de “vender su prioridad por la salud” pero el problema es que se sabe “lo que va a ocurrir después” porque el “guión de esta crisis desde el plano sindical está escrito” por parte de ELA y LAB, con los que “el diálogo es de sordos”.

A su juicio, hay una “falta de responsabilidad clara” que no achaca a CC.OO. y UGT, que, según Garcinuño, han mantenido un actitud “responsable”, a la vez que “exigente” para reclamar medidas de seguridad en los puestos de trabajo y poder mantener la mínima actividad que fuera posible.

“Esa era la actitud responsable y no la de cerrar las empresas y cerrar los ojos a lo que pudiera derivarse y a sabiendas de que, dentro de dos o tres meses, con los datos que vamos a tener de desempleo, les vamos a tener culpabilizándonos, que es una estrategia muy frecuente en las relaciones laborales en Euskadi”, ha añadido.

Garcinuño ha indicado que, cuando se den situaciones “lamentables”, es cuando “nos acordaremos de esto”. “Y recibiremos la críticas de los sindicatos que estaban abogando por cerrar, se llenará la Gran Vía de manifestaciones y dirán que por qué despedimos, que por qué se precariza el empleo (…) Y dudaremos los empresarios si salir también a manifestarnos y tratar de buscar un culpable porque en esta sociedad, en ocasiones, parece que lo que hace falta es buscar un culpable. Iremos todos a la Gran Vía”, ha agregado.

Garcinuño ha manifestado que esta crisis tiene aspectos diferentes a la de 2008, en la que la banca estaba “tocadísima” y ahora está “más saneada, con solvencia, liquidez y ganas de prestar dinero que va a ser un elemento imprescindible para las empresas, tener tesorería”.

El presidente de Cebek ha asegurado que las empresas están teniendo unos gastos “constantes” y, en muchos casos, los ingresos son “mínimos, por no decir nulos”.

Garcinuño ha indicado que, dado el estado actual de la banca, la situación es mejor que en 2008, pero ya en enero y febrero había unos niveles “muy pobres” de actividad y el real decreto es “la puntilla”, lo que derivará en una crisis de empleo “clara”.

12.000 EMPLEOS MÁS

En concreto, ha manifestado que en Euskadi ya se contabilizan 12.000 parados más en marzo, lo que evidencia que la “tendencia ya ha cambiado” y se verá “hasta dónde se llega”. No obstante cree que la afectación “va a ser fuerte” y afectará a las empresas en su cuenta de resultados y “al empleo tristemente”.

Garcinuño ha señalado la confianza está en saber si la recuperación se dará por un “rebote fuerte” y habrá un “intercambio rápido” de bienes y servicios entre las empresas. Ha añadido también que los ERTEs son temporales y la “clave” está en saber “cuando de temporal se convierte en indefinido” y, si, cuando se vuelva a la actividad, son necesarias o no otras medidas más duras”.

En todo caso, ha asegurado que desde Cebek se está lanzando a las empresas un “mensaje de ponderación y proporcionalidad” y se les pide que no “haya precipitación” en las medidas que vayan a adoptar. “La proporcionalidad ayuda a que las medidas que se tomen sean siempre justas y adecuadas a lo que uno vive, sin más daño al empleo de lo que fuera imprescindible”. Asimismo, ha abogado por “agotar” todas las medidas de flexibilidad interna, y ha asegurado que “cualquier tipo de acuerdo sería bueno antes que acordar un despido”.

 

Menu