InicioLlámanos
94 400 28 00
Contacto eseu

Presupuestos Generales del Estado 2015 y Modelo Económico

ArtFranDeiaenjpg
Presupuestos Generales del Estado 2015 y modelo económico

 

Hace unos días se ha presentado en el Congreso de los Diputados la propuesta de nuevos presupuestos para el próximo  año, que serán desbrozados, debatidos y presumiblemente aprobados antes de finalizar diciembre.

Por cierto, siempre echo de menos un debate anual sobre el grado de cumplimiento o no de los presupuestos aprobados el año anterior. Dedicamos mucho tiempo al debate y aprobación de los nuevos, pero nos olvidamos de su previsible aplicación una vez se publican en el boletín correspondiente, cosa que no ocurre en otros países europeos cercanos.

Digo esto porque nuevamente y para 2015 se incrementa un 0,25 % la base máxima de cotización a la Seguridad Social, incumpliendo el compromiso de rebajar un punto las cotizaciones sociales y dando una nueva vuelta de tuerca a las anteriores subidas del 5% en las bases máximas aprobadas para 2013 y 2014. Y a esto hay que sumar las producidas en 2014 como consecuencia de los cambios operados en la base de cotización, que seguirán lastrando la competitividad de las empresas y repercutiendo negativamente en el empleo.

Independientemente del detalle y de consideraciones técnicas, que seguramente requieren un análisis más profundo, de una primera lectura de los mismos me parece importante trasladar algunas cuestiones que no deberían olvidarse.

Los presupuestos generales son la traducción económica y también política de las apuestas de los Gobiernos para cada coyuntura. Reflejan también la elección de uno u otro modelo de resolución de los problemas existentes en el País en cada momento. Hoy las prioridades son, a mi entender, orientar la economía hacia una pronta recuperación y la creación de empleo, así como fomentar las reformas estructurales necesarias para permitir el crecimiento y la mejora de la productividad y competitividad, aún en situación muy precaria.

Por ello y en primer lugar, creo que el cuadro macroeconómico que plantean dichos presupuestos es excesivamente optimista, una vez conocidas las perspectivas de crecimiento de las economías europeas que se han publicado estos últimos días. El esfuerzo de corrección del déficit público y de consolidación fiscal – 2,9 % del PIB frente al 3,5 % previsto para 2014 – son un reto de pantalón largo y de difícil cumplimiento real. Y sobre estas previsiones están construidas tanto las proyecciones  de creación de empleo como las dotaciones para políticas pasivas y activas necesarias para dar respuesta a la lacra del paro y sus consecuencias en personas y familias.

En segundo lugar, es importante apostar de verdad por un nuevo modelo de crecimiento que priorice la productividad, la economía real, el empleo basado en el conocimiento, la innovación y la industria. Si ponemos el zoom en los presupuestos presentados, aunque aumenta la dotación de las políticas de I+D+i, lo cierto es que esta se concentra en el gasto militar con un incremento del 43 % y no en el civil que es solo un +1,3 %. Asimismo y esto es importante, no hay traducción económica real para dotar presupuestariamente las medidas previstas en la recientemente aprobada “Agenda para el fortalecimiento del sector Industrial en España”. La “Estrategia Europa 2020”, aprobada por la Comisión Europea en 2010 y en la que se basa la Agenda española, se marca como objetivo para ese año que el sector industrial suponga el 20% del PIB. Es cierto que los objetivos de dicha estrategia no se están cumpliendo aun en el viejo continente, sobre todo en términos de I+D y de empleo, pero es vital que este reto siga siendo el faro que guie las políticas de los países europeos en los próximos años.

Si queremos mantener el bienestar que tenemos debemos mejorar lo que producimos con los mismos recursos .Y la llave para ello es la innovación, la tecnología y las nuevas ideas.

Todos los errores del pasado, todas las políticas públicas fallidas que han basado sus crecimientos en el ladrillo y la especulación, han perjudicado a miles de jóvenes que, con su preparación y capacitación, debían estar llamados a impulsar nuestra economía. Centremos todo el esfuerzo en políticas innovadoras y de transformación. Cada vez que se proponen nuevas candidaturas a  Juegos Olímpicos, Eurovegas  y demás ocurrencias, no hacemos más que esconder incapacidades para el cambio.

Por ello, nuevos modelos junto con efectivas políticas activas de empleo deben ser un objetivo prioritario para todos.

En tercer lugar, creo que el debate sobre la dualidad austeridad vs crecimiento es estéril del todo. No podemos gastar más de lo que tenemos, porque en caso contrario hipotecaremos el futuro de las siguientes generaciones. El dinero que necesitamos y no recaudamos no es gratis. Nos lo prestan, es caro cuando lo devolvemos y condiciona los presupuestos futuros por la deuda que generan.

Tampoco podemos acudir permanentemente a nuevos incrementos fiscales, porque no podemos asfixiar a personas y empresas. Las políticas de redistribución de la renta son imprescindibles para dar cobertura a los más débiles y a los que más lo necesitan. Es el fundamento del Estado del Bienestar en el que creemos, pero planteemos asimismo un debate serio y riguroso sobre las prestaciones públicas y sobre como racionalizamos el gasto, porque no podemos llegar a todo.La sociedad es más inteligente de lo que pensamos para compartir y participar en este debate. Las políticas de reactivación económica necesitan dotaciones presupuestarias potentes para que sean efectivas y si creemos verdaderamente en que, de una vez por todas, es necesario un cambio en el modelo productivo. Apostemos por ello con todas sus consecuencias.

Cuanto más tiempo tardemos en implantar esta transformación, más nos costará resolver el grave problema del desempleo. Y esto con los costes personales, familiares y presupuestarios que tiene para la sociedad en la que vivimos.

 

Francisco J. Azpiazu Lasuen

Secretario General de la Confederación Empresarial de Bizkaia-Bizkaiko Enpresarien Konfederazioa CEBEK 

Artículo completo en pdf

 

Menu
El navegador que está utilizando es una versión obsoleta.

Para visualizar correctamente esta página le recomendamos que instale o actualice su navegadorSi, quiero actualizar mi navegador

×