InicioLlámanos
94 400 28 00
Contacto eseu

Patrimonio Empresarial versus Patrimonio Personal

Unas de las primeras decisiones que tenemos que afrontar cuando emprendemos es la de separar nuestro patrimonio personal del patrimonio empresarial. La línea de separación siempre tiene que ser clara y, para ello, la mejor opción, es el desarrollo de nuestro negocio a través de una sociedad.

Sin embargo, a pesar de ello, por diferentes motivos, la gestión de la sociedad lleva muchas veces a confundir ambos patrimonios, lo cual, dadas las numerosas vías legales que existen para derivar la responsabilidad de la sociedad a los/as administradores/as de derecho o de hecho, supone infringir ese principio básico de separación.

 Pero nos solo por cuestiones de responsabilidad hay que evitar la confusión, también de cara a la posible venta de nuestro negocio. El no poder distinguir ambos patrimonios supone un grave problema de valoración tanto para nosotros como para el comprador.

 

Es por ello que debemos adoptar todas las medidas posibles para separar el patrimonio empresarial del personal con el fin de conseguir la mayor transparencia posible y de evitar que la quiebra del primero arrastre la del segundo tal y como, desgraciadamente, ha ocurrido en muchos casos durante estos años de crisis.

Dichas medidas tienen que implementarse en la relación del negocio con las Administraciones, con los trabajadores/as, con nuestros socios y con los terceros, clientes y proveedores.

La inercia de la puesta en marcha del negocio o de su éxito impide a veces elaborar unos protocolos internos (fiscales, mercantiles, laborales, penales, …) adecuados. No caigamos en ese error.

 

 

 

 

Luis Martínez Carrera. Abogado.

MARTIN ABOGADOS BUFETE LEGAL

Menu
El navegador que está utilizando es una versión obsoleta.

Para visualizar correctamente esta página le recomendamos que instale o actualice su navegadorSi, quiero actualizar mi navegador

×