InicioLlámanos
94 400 28 00
Contacto eseu

“Nuevas Relaciones Laborales en Euskadi: las puertas y el campo”

RecorteartFazpiazuCorreo030516

Artículo en Pdf

Nuevas Relaciones Laborales en Euskadi:  las puertas y el campo

 

Tras la presentación  hace unos días en sociedad  de la propuesta de CONFEBASK (ADEGI, CEBEK y SEA), tenemos por delante un ilusionante camino de cambio y transformación que ya hemos comenzado a recorrer.

Este reto lo afrontamos en Bizkaia con ilusión. Trataremos de llegar a todas las empresas con el fin de que podamos entre todos construir unas relaciones laborales modernas donde primen la transparencia, la información, el compromiso y la colaboración. Y en ello nos va a ir el empeño y la dedicación de nuestra Organización en los próximos meses.

Nuestro objetivo es explicar nuestra iniciativa en las empresas y llegar  también a la sociedad de la que formamos parte, donde vivimos y trabajamos.

Lamentablemente, la respuesta sindical no ha sido distinta de la esperada. También lo fue en la reunión de la Mesa de Diálogo Social donde presentamos nuestra primera reflexión, allá por el mes de noviembre pasado, antes incluso de escuchar la explicación correspondiente. Cuando la crítica se convierte en descalificación, se utiliza el trazo grueso y la tergiversación.

Esta iniciativa no pretende ni puentear a las organizaciones sindicales, ni pretende eliminarlas. Tampoco pretende hacer desaparecer la negociación colectiva ni los convenios colectivos.

Pensamos que los convenios colectivos son un elemento importante en la vertebración de nuestras relaciones colectivas de trabajo. Prueba de ello es que en los últimos meses hemos negociado y firmado los convenios correspondientes al Comercio textil, Oficinas de farmacia, Industria de Piedra y Mármol además del de Locales y campos deportivos, que afectan a 1601 empresas y a 9492 trabajadores/as. Esto nos permite ordenar las relaciones laborales para miles de pequeñas empresas que no tienen dimensión para contar con un convenio colectivo propio y/o entienden que están más cómodas bajo el paraguas de un convenio colectivo sectorial. Y esto pasa con empresas pequeñas como con las de mayor tamaño.

Pero dicho esto, lo cierto es que hoy día no se están firmando en Euskadi muchos convenios colectivos, ni sectoriales, ni de empresa. Y la explicación está en que algunos sindicatos, cuatro años después de la aprobación de la última Reforma Laboral de 2012, solamente están dispuestos a retomar los esquemas preexistentes antes de esa fecha. No se dan cuenta que no solo ha cambiado la legislación, sino que, y esto es más importante aún, ha cambiado sustancialmente la situación y el entorno de nuestras empresas.

Se pretende utilizar la Negociación Colectiva para volver a hablar de lo de siempre: los mismos esquemas y las mismas exigencias, con el fin de evitar la incorporación de elementos de modernización y flexibilidad que las empresas demandan. Pero este tiempo ha pasado ya.

Como explicaban hace unas pocas semanas los profesores Felgueroso y Jansen en la página de “Nada es Gratis” ”Pensar que la Reforma Laboral fue catastrófica y que por tanto, lo mejor es volver al marco jurídico anterior, no parece un argumento sostenible”.

Es lo mismo que insistir en la idea, bien falsa por cierto, de que la última Reforma Laboral solamente ha servido para destruir empleo. Entre otros, un reciente estudio del BBVA apuntaba sus claros efectos positivos sobre la creación de empleo y la contratación indefinida.

Es insostenible cuestionar los cambios y es un sinsentido reprochar siempre a los mismos como responsables de todos los problemas que afectan al mercado laboral.

Hay que darle la vuelta a esta situación como a un calcetín.

Necesitamos unas relaciones laborales  y una Negociación Colectiva modernas que incorporen herramientas que mejoren la posición competitiva de las empresas y con ello el presente y  futuro de sus trabajadores/as.

Nuestra iniciativa insiste en que  tenemos que cambiar el modo en que negociamos y el modo en el que nos relacionamos, porque la empresa tiene necesidades y demandas que son  necesarias de comprender y atender. Además, debemos  abandonar esquemas basados en los  frentes y en el conflicto. La empresa es un proyecto que aglutina a todas las partes: propietarios/as, directivos/as y trabajadores/as.

Por ello, estamos hablando de estabilidad en el empleo, de equidad retributiva y de cualificación permanente de las personas que forman parte del proyecto de empresa. No son meros enunciados, creemos en ellos.

Tenemos que ser capaces de conciliar y llegar a acuerdos. Creemos que es esto lo que la sociedad nos exige. En caso contrario la consecuencia será doblemente adversa: no podremos ordenar y modernizar las relaciones laborales en nuestros sectores y empresas y, además, los convenios estatales continuarán regulando las condiciones laborales de los/as trabajadores/as vascos, por acción o por omisión.

Necesitamos que las Organizaciones sindicales vean a las empresas como lo que son realmente: un ámbito de colaboración y el factor básico de creación de bienestar y empleo en un entorno que requiere de ellas una adaptación constante en los mercados donde las empresas desarrollan su actividad.

No podemos poner puertas al campo, porque estas nuevas relaciones laborales ya se están instalando en Euskadi.

Francisco J. Azpiazu

Secretario General de CEBEK

Menu
El navegador que está utilizando es una versión obsoleta.

Para visualizar correctamente esta página le recomendamos que instale o actualice su navegadorSi, quiero actualizar mi navegador

×