InicioLlámanos
94 400 28 00
Contacto eseu

“Hay una clara falta de sintonía entre cúpulas sindicales y trabajadores”

EntrevistaIGarncinuñoExpansion100215(1)Entrevista a Iñaki Garcinuño (Presidente de CEBEK) en el diario económico Expansión publicada el 10 de Febrero de 2015

“Hay una clara falta de sintonía entre cúpulas sindicales y trabajadores”

ENTREVISTA IÑAKI GARCINUÑO Presidente de Cebek/ En la crisis, empresarios y trabajadores han hablado más, ahora están llegando a acuerdos en las empresas, pese a la conflictividad que promueven las centrales.

M. Á. Fuentes. Bilbao

Bilbaíno de 43 años, Iñaki Garcinuño lleva dos al frente de la patronal vizcaína Cebek.Ve “cierta tranquilidad laboral” en la empresa gracias alentendimiento logrado durante la crisis con una mayor comunicación. Ante la llegada del nuevo consejero de Empleo Ángel Toña –que hoy toma posesión del cargo–, espera una próxima reunión y se declara “siempre dispuesto a hablar y negociar”.

– En los últimos meses hemos visto empresas vascas que se implantan en Cantabria. ¿Cree que las ayudas son el motivo del traslado?

Los dos casos más notorios son diferentes. Que un grupo como Tubacex, con fuerte implantación en Euskadi, abra una planta fuera es normal en el mundo empresarial. El otro caso [Siban Peosa] es más extraño, y parece que la empresa había tomado la decisión antes de negociar ayudas con la Administración vasca. Si hay una deslocalización absoluta, apoyamos que la Diputación aplique la normativa y reclame las ayudas concedidas, porque es el dinero de los vizcaínos. Pero no veo peligro de trasvase de empresas de Bizkaia a Cantabria salvo casos puntuales. Si hemos aguantado épocas terribles de presión, no vamos a irnos ahora por cuatro duros o una oferta más ventajosa.

– ¿Influyen en estos traslados el peor clima sindical y la incertidumbre sobre el futuro político en Euskadi?

No creo que el clima laboral sea decisivo. Las encuestas dicen que no se percibe conflictividad a pie de empresa. Otra cosa es que la Gran Vía esté constantemente parada con pancartas. Pero ese clima no se traslada a las compañías, en las que mejora el entendimiento entre el empresario y sus trabajadores. Tampoco veo temor político en esto.

– El Gobierno habla de las ventajas competitivas diferenciales de Euskadi. ¿No se pueden aprovechar desde comunidades vecinas?

Claro. El tejido de proveedores está cerca y nada te impide acceder a él desde Cantabria.Pero el mero traslado de una fábrica supone un gran coste, y el entorno económico e industrial es diferente.

– En esta crisis, la competitividad empresarial ha venido del lado salarial, con recorte de plantillas y sueldos. ¿Cuáles van a ser los resortes para ser más competitivos a corto y medio plazo?

Las bajadas salariales no pueden ser el único elemento de competitividad, y las subidas tampoco deben ir vinculadas al IPC, sino a la compañía. Para competir en el futuro, una empresa necesita estar dimensionada, tener nivel tecnológico y contar con mercados en el exterior. También es esencial la formación de trabajadores y directivos.

– Para 2015 Cebek aconseja mantener salarios y CEOE plantea un alza del 0,6%. ¿Se

han cambiado los papeles?

Euskadi y el resto del Estado hemos vivido realidades muy diferentes. En los años de crisis aquí ha habido contención y moderación salarial, pero no la rebaja que sí ha existido en el resto de España. Nos engañaríamos si dijéramos ahora que es posible un incremento salarial, porque estaríamos diciendo que la crisis ha pasado, y no es así.

– ¿La recuperación no se ve ya en la economía real?

No en todos los sectores. Debe haber más carga de trabajo, porque la capacidad de producción de las empresas está aún al 60% o 70%.

– Cada vez hay menos convenios provinciales y son más los trabajadores que ven reguladas sus condiciones con pactos estatales. ¿Esta situación incómoda al empresariado?

Nos sentimos mucho más cómodos con convenios provinciales sectoriales, porque nuestras empresas quieren tranquilidad en las relaciones

laborales y paz interna. Esto no obsta para que, en sectores donde no hay convenio, empresarios y trabajadores lleguen a acuerdos en la propia compañía. Vemos cierta tranquilidad laboral en las empresas, porque la crisis nos ha obligado a tener una comunicación más fluida con los trabajadores.Y eso facilita la toma de decisiones y llegar a pactos. Frente a este acuerdo

en las empresas, existe un clima de conflictividad laboral que las cúpulas sindicales promocionan por el centro de la ciudad. Hay una clara falta de sintonía entre las cúpulas sindicales y los trabajadores.

– ¿Le han sorprendido las anomalías en Kutxabank?

Estoy sorprendido. Cuesta creer que poner remedio a un problema con el que se encontró la nueva presidencia va a costar más a Kutxabank en términos de imagen que los hechos que se pretende corregir. Y hay que reconocer la importante trayectoria de Mario Fernández, con independencia de este caso.

– Pero las irregularidades indicarían que las cajas y su banco fusionado no escapan a las injerencias políticas…

No sé lo que ocurrió. Pero sigo creyendo que las entidades vascas han sido prudentes y que las cajas vascas no han cometido los errores de otras. Los buenos resultados de los test de estrés son éxitos notables del anterior presidente.

– En unos meses Confebask cambia de presidente, cuyo nombre propondrá SEA. ¿Qué perfil cree adecuado?

Debe ser una persona de claro consenso, porque si no no reuniría los votos de las tres patronales territoriales, con perfil empresarial, o al menos directivo como el actual,

y no debe tener ningún

interés personal en el puesto.

– Hasta ahora han sonado Gregorio Rojo (Cámara de Álava) y de Pascal Gómez (SEA). ¿Qué le parecen?

No tengo noticias. Cuando llegue la propuesta el comité ejecutivo tendrá que decidir.

– Cebek ha pedido más compras locales y que la Administración no tire precios en las licitaciones. ¿Ha tenido respuesta su demanda?

No. Pero insistiremos. La Administración no debería aprovecharse de un entorno de debilidad de las empresas, sobre todo en los sectores que solo cuentan con la variable precio para competir. Cuando concursamos en el exterior sabemos que hay criterios subjetivos y maneras para considerar en la decisión final de dónde viene la empresa y qué trabajadores tiene.

– ¿Y como cuadra esto con la libre competencia?

Otros lo hacen. La técnica de las licitaciones tiene muchos apartados subjetivos.

 

Críticas a la jueza Garbiñe Biurrun por hacer política

 

Garbiñe Biurrun, presidenta de la Sala de lo Social del TSJ vasco que tramita los asuntos laborales, abogó hace unos días por dejar sin efecto buena parte de la reforma laboral, y criticó la ”alergia” de los empresarios a la contratación indefinida. Estas declaraciones indignaron al presidente de la patronal Cebek, que cree que la jueza se extralimita. “Habría que aconsejarle que si quiere alterar la voluntad del legislador entre en política, pero no desde una atalaya donde la separación de poderes está muy delimitada. Con estas palabras entierra a Montesquieu”, dice. En su opinión, un juez aplica la ley y la interpreta en caso de duda real, pero no puede alterarla. “¿Con qué confianza van las empresas ante una magistrada que tiene un opinión tan marcada? ¿Cómo mantiene la imparcialidad?”, se pregunta Garcinuño.

Menu
El navegador que está utilizando es una versión obsoleta.

Para visualizar correctamente esta página le recomendamos que instale o actualice su navegadorSi, quiero actualizar mi navegador

×