InicioLlámanos
94 400 28 00
Contacto eseu

Garcinuño en Radio Euskadi: “la calidad del empleo va en consonancia con la calidad de los pedidos que las empresas reciben”

 

IMG_0963recortadaGarcinuño en Radio Euskadi: “la calidad del empleo va en consonancia con la calidad de los pedidos que las empresas reciben”

El presidente de CEBEK Iñaki Garcinuño ha manifestado en una entrevista a Radio Euskadi que en relación a los últimos datos del paro y la calidad de los contratos que se firman, “en muchos casos, es probable que la calidad no sea la adecuada, lo que ocurre es que la calidad del empleo normalmente va en consonancia con la calidad de los pedidos que las empresas reciben, con la calidad de la fecha de pago de la administración y de las otras empresas proveedoras y clientes”.

“La calidad del empleo va en relación a qué tipo de actividad económica tenemos y cómo funciona nuestra actividad económica”, ha insistido, para afirmar que “precariedad ha existido siempre”, pero “esa precariedad que existe en casos concretos tiene que desaparecer en la medida en que las empresas tengamos mayor seguridad para contratar y en que la actividad económica que está repuntando se va a mantener a lo largo del tiempo”.

Por tanto, ha indicado que, “lo que ahora es un contrato temporal porque no sabemos qué es lo que va a pasar dentro de tres meses, quizás al cabo de un tiempo ese contrato temporal, como ya está ocurriendo, se tenga que convertir en indefinido”.

Tras señalar que, en la actualidad, el porcentaje de contratación temporal “ronda el 90% de todo lo que se contrata, que es un porcentaje elevado”, ha dicho que, “dentro de la población ocupada, el 75% o más está en contratación indefinida”, de forma que “los contratos vienen siendo temporales de forma mayoritaria, pero la contratación que tenemos de toda nuestra población en Euskadi, un 21% es temporal y el resto indefinida, por lo que son porcentajes mejores que en el resto del Estado”.

Garcinuño ha insistido en que  por lo que si nos mantenemos en unos niveles de crecimiento del PIB que ronde el 3%, no durante este año, sino que se mantenga en el tiempo durante unos cuantos años”, es probable que la contratación aumente en número y que también se pueda mejorar en relación a los niveles de temporalidad.

A su juicio, lo que “impide” contratar a los empresarios es que “nos falta confianza en el futuro”. “Lo que nos falta es la seguridad de que Grecia no salga del euro o de que en China no caiga la Bolsa y eso pueda generar una debacle”. “Estamos, de alguna forma, con crecimientos lentos, que parece que van a ser sostenidos, pero que realmente están condicionados a que no exista ningún elemento externo que pueda hacer temblar esos cimientos que, por el momento, no son muy sólidos”, ha explicado.

Por otro lado, ha considerado que tanto el Gobierno vasco como las Diputaciones están haciendo “un buen papel”. “A la Administración podemos pedirle otro tipo de tratamientos en algunos aspectos  vinculados a la fiscalidad, pero lo que es interés por atajar las cifras de desempleo que actualmente tenemos, no tenemos ninguna duda que realmente así lo quieren, y lo mismo diría respecto a la política industrial”, ha manifestado.

 

Garcinuño, cree también que la “competencia electoral permanente” que, a su juicio, está llevando a cabo ELA hace que “la unión de los cuatro sindicatos en una mesa ea realmente algo difícil de conseguir”.

En la entrevista a Radio Euskadi, ha considerado “un problema grande el que no exista diálogo social y el que aquellos que no quieren dialogar traten de impedir que los demás lo hagamos, y esa es la realidad que está ocurriendo ahora”.

Garcinuño ha recordado que existe una mesa de diálogo social que está puesta en funcionamiento, “donde Gobierno vasco, patronal y sindicatos tratamos de acordar aspectos que son importantes en nuestro país y, sin embargo, lo que nos encontramos es con sindicatos que están tratando de arrollar o ahogar las posible soluciones o acuerdos que de esa mesa de diálogo social se pueden derivar”.

A su entender, “lo grave no es solo que no se hable, sino que no se deje hablar”, aunque ha asegurado que las relaciones personales con los sindicatos “son buenas”, pero, concretamente ELA “parte de la necesidad de mantener una hegemonía electoral permanente en nuestro Territorio y eso le lleva a manejar estrategias que pueden ser equivocadas y, de hecho, son equivocadas en la medida en que perjudican al resto del país”.

Para el presidente de la patronal vizcaína, “esa competencia electoral permanente que, sobre todo, ELA trata de llevar a cabo hace que la unión de los cuatro sindicatos en una mesa sea realmente algo difícil de conseguir”.

FISCALIDAD

En relación al anuncio de las tres Diputaciones forales de que no se van a producir cambios en fiscalidad, Garcinuño afirma que son “comprensivos” en la medida en que la caída de ingresos fiscales “ha sido tan importante” que “lanzar un mensaje de rebaja fiscal en los momentos más críticos de la época de crisis de alguna forma es un mensaje poco moralizante y difícil de trasladar a la sociedad”.

No obstante, cree que, en la medida en que los ingresos públicos se recuperen “tiene que ser el momento de adecuar esa tributación a los márgenes que teníamos anteriormente, sobre todo para generar más actividad económica”.

Garcinuño cree que hay que ver los efectos de la reforma fiscal que se efectuó y, si “mejoran” los ingresos públicos, cree que habría elementos de la fiscalidad que se podrían “trabajar”, como, por ejemplo, en relación al Impuesto de Patrimonio.

Según ha señalado, ha habido capital extranjero que, “en ocasiones, se ha trasladado a Madrid”, una comunidad sin Impuesto de Patrimonio. A su juicio, no es un impuesto que suponga una “recaudación importante” para las arcas forales, pero, “a efectos estratégicos, de imagen”, sí “es importante”. Por tanto, considera que es un Impuesto que “el día de mañana” pueda ser “un impuesto a revisar”.

Por otra parte, en referencia a Euskaltel o Tubacex, ha considerado que el hecho de que empresas vascas  ”con sede social aquí y, por tanto, con tributación en nuestro Territorio traten de ganar tamaño y de expandirse hacia el exterior siempre van a ser noticias positivas, incluso si se trata de salidas a Bolsa también, siempre y cuando el porcentaje de decisión quede aquí”. Asimismo, cree que el tamaño de las empresas no es sólo importante para su internacionalización, sino también para el mercado interno.

El presidente de Cebek, Iñaki Garcinuño, ha enmarcado la abstención de la patronal vizcaína en la elección del nuevo presidente de Confebask, Roberto Larrañaga, en “un contexto de cuatro años anteriores” en los que han percibido “numerosas deslealtades por parte de la dirección de SEA”.

Garcinuño, se ha referido, de esta forma, a la elección el pasado 20 de julio de Roberto Larrañaga, candidato propuesto por SEA, como nuevo presidente de Confebask en sustitución de Miguel Ángel Lujua, con la abstención de la Confederación Empresarial de Bizkaia (Cebek).

Garcinuño ha reconocido que la “única razón” por la que Cebek se abstuvo en la elección de Larrañaga no fue la forma en que se informó de la candidatura por parte de SEA, sino que ha enmarcado su decisión “en un contexto de cuatro años anteriores, donde sí percibimos numerosas deslealtades, de alguna manera, por parte de la dirección de SEA”.

“Ese es el contexto en el cual nosotros nos abstuvimos, pero realmente el sentido que tiene el voto es el de permitir que Roberto Larrañaga fuera presidente de Confebask, como así ha sido, y, por tanto, no impedir su nombramiento”, ha precisado, para señalar que fue un voto “simbólico, crítico, pero, de alguna forma, también es un voto responsable, porque permitíamos ese nombramiento”.

El responsable de la patronal vizcaína ha asegurado no tener “reservas” en relación a Larrañaga, quien, según ha dicho, “ahora mismo es el presidente de Confebask, es nuestro presidente, y nosotros miramos al futuro buscando una mayor cohesión interna”.

Según ha subrayado, “la mejor manera de lograr esa cohesión interna es manteniendo un nivel de imagen importante y positivo, como es el que ha dejado Miguel Ángel Lujua durante estos cuatro años y, por tanto, manteniendo un grado de autonomía importante respecto de la territorial que le nombra, como ha sido también el caso de Miguel Ángel Lujua que ha mantenido una autonomía notable respecto a Cebek, que fue la entidad que le propuso”. “Esos dos criterios, principalmente, son los que esperamos del nuevo presidente y así se lo hemos trasladado”, ha insistido.

Por otro lado, Garcinuño ha dicho que la modificación de los equilibrios entre las patronales “no es una cuestión que forma parte del debate, al menos que hasta ahora se haya producido en Confebask”, pero “sí es cierto que los estatutos de Confebask marcan la necesidad de unanimidad en las decisiones más importantes que tomamos e, indudablemente, en un ambiente de falta de cohesión interna ese requisito es un inconveniente, en la medida en la que las tensiones pueden dar lugar a que actuaciones que son positivas y necesarias para el país, no se tomen adelante porque hay un territorio que decida que eso no es importante”.

“Sobre la mesa ahora mismo no existe ningún debate sobre un cambio de estatutos que dé lugar a que exista en lugar de unanimidad mayoría  en determinados temas. Sí se introdujo en su momento con Miguel Ángel Lujua, no salió adelante y, por el momento, no se ha vuelto a reabrir el debate. Si Larrañaga quiere abrirlo, para eso estamos, para pensarlo”, ha reiterado, para añadir que, en caso de abrir este debate, “habría que debatir el cómo”.

En ese sentido, ha indicado que, “independientemente de que Bizkaia sea un 53% del territorio y haya habido ocasiones en que no nos hayamos sentido ese 53%, hay otros aspectos en los cuales la unanimidad puede ser necesaria para evitar de alguna forma que la unión de dos territorios pudiera ir en contra del otro”.

Preguntado por la forma de “recomponer” las relaciones con la patronal alavesa, Garcinuño ha dicho que “cuando estamos en Confebask somos miembros de Confebask, nosotros nos quitamos la chaqueta de los territorios y tratamos de actuar de manera coordinada y cohesionada”.

En su opinión, “en muchos aspectos” lo han logrado “en momentos importantes, como fue el 7 de julio en la introducción de la Reforma Laboral y la decisión importante que tomamos de no alargar la ultraactividad del 7 de julio a meses posteriores”. “Son momentos importantes donde la cohesión ha funcionado y donde hemos dados una imagen muy positiva. En otros aspectos, esa imagen no se ha logrado”, ha reconocido.

A su juicio, “la atracción que el presidente de Confebask debe ejercer sobre los otros territorios es muy importante, ese papel tractor de líder que Miguel Ángel Lujua lo ha ejercido durante cuatro años es lo que nosotros esperamos de Roberto Larrañaga para que esa cohesión sea un hecho”. “Y al mismo tiempo, el mantener ese presencia constante, ese mensaje a trasladar a la sociedad en el cuál nos sintamos identificados son dos de los objetivos principales que Roberto tiene que afrontar ahora”, ha considerado.

Garcinuño cree necesario cohesionar el discurso de las patronales territoriales, “sobre todo en aspectos de todo tipo, porque nosotros opinamos sobre cuestiones laborales, fiscales, empresariales, y cuestiones en ocasiones de forma, que quizá la sociedad no percibe como importantes, pero nosotros vemos como trascendentales”.

“Son aspectos en los cuales hace falta unificar un criterio”, ha reiterado, para explicar que, ahora mismo, Confebask “actúa bajo una comisión de secretarios generales, en la que están presentes el secretario de Adegi, Cebek y Sea, el director y el presidente de Confebask”.

Esa comisión de cinco miembros, ha recordado, “ha sido un cambio introducido recientemente que funciona realmente bien, la figura del nuevo director general es muy importante, y tenemos los mimbres para que esa cohesión con un nuevo presidente mejore”. “Creo que no será difícil”, ha asegurado.

MEDIDAS FISCALES

En cuanto a la cuestión fiscal, Garcinuño ha dicho que las tres patronales defienden la misma postura y, en ese sentido, ha recordado que el mensaje habitual que trasladan en esta materia es que “la fiscalidad tiene que estar al servicio de la generación de nuevos ingresos, pero no mediante la elevación de tipos impositivos, que es el recurso más fácil y al que primero suelen recurrir las administraciones, sino a través de la base imponible”.

Según el presidente de la patronal vizcaína, que existan “cada vez más empresas que tributen, de alguna forma dará lugar a una mayor tributación por IRPF, por IVA y demás”. Garcinuño ha defendido que la fiscalidad “fomente la actividad económica y, de alguna forma, aumentar así la tributación”. “Eso es un mensaje muy unitario en todos los territorios”, ha afirmado.

Menu
El navegador que está utilizando es una versión obsoleta.

Para visualizar correctamente esta página le recomendamos que instale o actualice su navegadorSi, quiero actualizar mi navegador

×