InicioLlámanos
94 400 28 00
Contacto eseu

La imprudencia temeraria del trabajador exige una conducta que, con claro menosprecio de la propia vida, acepte voluntaria y deliberadamente correr un riesgo innecesario que le ponga en peligro grave, faltando a las más elementales normas de prudencia. Es decir, tal tipo de imprudencia conlleva un patente y claro desprecio del riesgo y de la prudencia más elemental exigible.
En un accidente de trabajo, rompería el nexo causal si fuera de una gravedad extraordinaria y no justificada e impediría que el accidente fuera calificado como laboral.
Ahora bien, si anteriormente al suceso/accidente no existía en la empresa una norma concreta y especifica respecto al método de trabajo de que se trate, cuya mejora se adopta por la empresa una vez sucedido el accidente, el citado nexo causal no se rompe por haber vulnerado el empleador la normativa sobre prevención de riesgos laborales al no haber adoptado las medidas pertinentes y necesarias para salvaguardar la seguridad de los empleados.

Menu
El navegador que está utilizando es una versión obsoleta.

Para visualizar correctamente esta página le recomendamos que instale o actualice su navegadorSi, quiero actualizar mi navegador

×