InicioLlámanos
94 400 28 00
Contacto eseu

Discurso del Presidente de CEBEK durante el Almuerzo Coloquio de la Asamblea de CEBEK

Presidente discurso almuezo asamblea 16

Lehendakari  jauna,

Bizkaiko Foru Diputatu Nagusia,

Alkate jauna,

Eusko Jaurlaritzako Sailburuak ta Bizkaiko Foru Diputatuak,

Confebask, ADEGi eta SEAko presidenteak,

Lagunok,

 

Aurten ere, eskerrak eman nahi dizkizuet gure konfederazioarentzat hain garrantzitsua den egun honetan berton egoteagatik.

 

Eztabaidarako zein hausnarketarako jardunaldia amaitu berri dugu, eta, aurten, “hazteko eta enplegua sortzeko baldintzak” izan ditugu hizpide. Hazkuntza-fasean gaudela barruratu dugunez, aurrerantzean honako hauxe izango dugu hausnargai: hazkuntza horren sendotasuna, hazkuntza-maila handiei eusteko baldintzak eta guztiontzat kezkagarriena den aldagaiaren, hau da, enpleguaren inguruko ondorioak. Hori dela eta, hazkuntza eta enplegua Enpresarien Topaketako gai nagusiak izan dira aurten. Enpresarien Topaketaren edukia zuon gustukoa izan delakoan nago.

Queridos amigos y amigas. Es para mí un verdadero honor daros la bienvenida a este último acto institucional del día, con el que cerramos la celebración de la Asamblea General  de Cebek de este año. Todas las personas que formamos parte de nuestra Confederación Empresarial nos sentimos muy satisfechas, y al mismo tiempo reconocidas, al contar con vuestra presencia en este día tan importante para nosotros y nosotras. Doy las gracias de forma especial al Lehendakari, que ha tenido que ajustar su agenda para estar hoy aquí con nosotros, y a los demás representantes institucionales, siendo éste,  un año de novedades en nuestra mesa de invitados, en la medida en que personas que hasta ahora nos acompañaban bajo una determinada responsabilidad política, este año lo hacen con funciones diferentes. Es el caso de Unai Rementeria, Diputado General de Bizkaia, y de Juan Mari Aburto, Alcalde de Bilbao. También es novedad la presencia de Roberto Larrañaga como actual presidente de Confebask, quien, en esta nueva andadura, cuenta, como el bien sabe, con todo mi apoyo. Este relevo al frente de Confebask me permite al mismo tiempo, ofrecer un cariñoso y publico reconocimiento a labor desempeñada por Miguel Ángel Lujua durante sus cuatro trabajados años al frente de Confebask. Mila esker Miguel Ángel zure lanagatik.

Quisiera en esta intervención  poder responder a los objetivos principales de la misma, es decir, a poder valorar brevemente la situación económica actual y las perspectivas de futuro, cómo percibimos la situación sociolaboral más cercana a nosotros y qué esperamos de los diferentes partidos políticos y gobiernos que en este periodo inflacionario desde el punto de vista electoral van a tener la responsabilidad de gobernar, en el momento en que se pongan de acuerdo.

Teniendo en cuenta que Cebek es una Confederación empresarial que agrupa a empresas de tamaños diferentes y sectores diversos, nuestras opiniones acostumbran a estar basadas no solo en predicciones macroeconómicas sino también en datos empíricos que nuestras empresas asociadas nos transmiten por diferentes medios. De ahí que ante la pregunta habitual de cómo está nuestra economía, mi respuesta últimamente era un depende para quién. Y es que la realidad que se escondía detrás de los datos del año pasado es que ese crecimiento de PIB nada desdeñable de un 2,7% no se estaba distribuyendo de forma equitativa por todas las ramas de la economía. Sin embargo, con el paso de los trimestres, hoy podemos decir que todos los sectores económicos de Bizkaia, salvo la construcción, se mueven en datos positivos aunque evidentemente continuamos y continuaremos con distintos ritmos de crecimientos. Creo que con mucha más tranquilidad que hace un año, hoy podemos afirmar que Bizkaia y Euskadi mantenemos una evolución económica indubitadamente positiva, comparativamente mejor que muchos pero evidentemente necesitada de ser mantenida en el tiempo para que sus consecuencias en la sociedad la conviertan en un crecimiento inclusivo, equitativamente distribuido y con capacidad para dar lugar a políticas públicas expansivas en el gasto. No podemos privar a la debilitada confianza empresarial de realidades económicas objetivas que la puedan fortalecer. No caben, a mi juicio, mensajes catastrofistas propios de un periodo de crisis con nueve trimestres de crecimiento continuado. Con prudencia pero sin miedo debemos incidir en dar noticias positivas. Euskadi ha hecho un ejercicio responsable digno de reconocimiento en lo que a control del déficit público se refiere. Independientemente de lo que hagan otras Comunidades, nosotros hacemos bien en acompañar el  gasto al ingreso, sin que quede nada en el cajón, pero sin hipotecar presupuestos futuros por confiar en unos ingresos fiscales que están tardando en convertirse en realidad. Seguramente sin haberlo buscado, Euskadi ha vuelto a dar otro ejemplo de estabilidad política, y quien vive la empresa sabe lo importante que es invertir en ambientes predecibles. España no puede permitirse el lujo de gripar su economía durante todo un año en un momento como el actual. Ciertamente los ciudadanos en unas elecciones no votan si hay que pactar o con quien hay que hacerlo, votan partidos, pero las empresas, los trabajadores, los parados o los pensionistas, entre otros, no debemos aceptar como normal que se juegue a la política con minúsculas en este momento. Más aun, cuando sobre ese crecimiento económico esperado se mantienen las sombras de una deuda pública del 100% del PIB, de un déficit público que se resiste a ser controlado, y sobre todo, de una tasa de paro en niveles insoportables en un país desarrollado.

En Euskadi, con nuestros problemas, que los tenemos, afrontamos la situación del desempleo con la realidad objetiva de tener 8 puntos menos que España en la tasa de paro pero con el objetivo público y privado de lograr que esa tasa del 14,4% según el Eustat o del 12,8% según la EPA baje en el menor tiempo posible a niveles de paro estructural. Con este deseo, nos propusimos en Confebask preguntar directamente a las empresas sobre sus intenciones para la creación de empleo en este año 2016 y bajo qué condiciones lo harían. El estudio a que dio lugar esta encuesta fue presentado personalmente al Lehendakari y nos ofrece resultados tan relevantes como que el 26% de las empresas aumentará su plantilla actual durante este mismo año, y que el 66% de las empresas prevé realizar alguna contratación aunque de ello no se derive incremento de plantilla. De estas contrataciones solo el 9% demandará perfiles de personas sin cualificar, siendo el personal técnico vinculado directamente a los distintos ciclos formativos de la Formación Profesional los que acaparan el 46% de las futuras contrataciones. Con ello las empresas no vienen a decirnos que prefieran técnicos a universitarios. En absoluto. Necesitamos universitarios pero las empresas también necesitan cubrir vacantes con personas bien formadas en áreas técnicas y en ocasiones no los encontramos en cantidad suficiente o con los perfiles adecuados. Este estudio viene a insistir en la importancia de cuidar una Formación Profesional de la que estamos muy orgullosos, cuya reforma está muy bien orientada con la nueva Ley Vasca de Formación Profesional, y que, sin duda, es una de las palancas para alcanzar ese 25% de Industria en el PIB vasco que todos y todas deseamos.

En lo que a relaciones laborales se refiere, no puedo dejar de referirme en este acto al documento que Confebask, por acuerdo de sus tres organizaciones territoriales, presentó en la reunión de la Mesa de diálogo social del pasado 16 de noviembre a los sindicatos presentes y al Gobierno Vasco. Un documento cuya redacción supuso no solo el cumplimiento de un compromiso que habíamos asumido en la propia Mesa sino también un interesante proceso de reflexión y armonización entre los socios de Confebask, organizaciones que convivimos con realidades sindicales muy diferentes. Creíamos que había llegado el momento de mover ficha, debíamos proponer una modernización de las relaciones laborales para colaborar a que la empresa se adapte a la coyuntura económica actual y a las nuevas exigencias que esta crisis ha provocado desde su inicio. Un convenio sectorial o uno de empresa ya no puede suponer un trueque de paz social a cambio de incremento salarial y menos jornada. La obsolescencia de las bases de la negociación, tal y como la entendíamos todos, ha resultado evidente en cuanto las empresas han necesitado tomar medidas de adaptación a las exigencias del mercado. La crisis nos ha enseñado que el que se adapta, resiste, y el que está maniatado por una normativa insensible a la coyuntura, sufre mucho. La adaptabilidad es la clave sobre la que deben forjarse los nuevos consensos laborales y esta flexibilidad que requiere la competitividad de las empresas no es incompatible con la protección de los derechos de los trabajadores. La flexibilidad no significa unilateralidad, ni siquiera tiene por qué suponer más horas de trabajo a un mismo salario. La flexibilidad debe ser negociada, debe tener un campo de juego pero también debe estar garantizada para que su uso no esté permanentemente cuestionado.

Considerar la empresa como un ámbito de colaboración y no de confrontación, hablar de implicación, de participación, de estabilidad en el empleo y de transparencia puede ser mucho más que una política de recursos humanos o de gestión de personas si atendemos a las consecuencias laborales que se pueden derivar de ellas. No pretendemos individualizar las relaciones laborales, sin embargo las relaciones laborales ya están individualizadas per se en la medida en que existe un contrato laboral trabajador – empresa. Y ello, no es óbice a que respetemos y reconozcamos la importancia de los convenios colectivos sectoriales provinciales, sobre los cuales seguiremos trabajando a la búsqueda del acuerdo. Lamentablemente necesitamos en muchos de estos acuerdos a alguno de los que se manifiestan  en contra de la estatalización de los convenios al mismo tiempo que, con gran incoherencia, bloquean durante años la firma de esos convenios en el ámbito vasco.

Cebek seguirá trabajando en la búsqueda de acuerdos en la negociación colectiva con la misma intensidad que dedica a otros muchos asuntos propios de su actividad patronal. Cebek es una organización muy activa. Crecemos en afiliación, crecemos en servicios a las empresas asociadas, mantenemos una enorme actividad vinculada a la formación de directivos y de trabajadores en áreas como la gestión de la empresa, la fiscalidad, los cambios normativos, la prevención de riesgos laborales y muchas otras. Hemos incorporado la sensibilización en pro de la igualdad de mujeres y hombres en todos los ámbitos de la empresa como una cuestión no solo de justicia social sino también de palanca de competitividad de la empresa. Y tratamos de compartir con los poderes públicos y la propia sociedad las experiencias, dificultades y objetivos de nuestras empresas. Con ello, queremos colaborar a establecer las mejores condiciones posibles para desempeñar una actividad empresarial que sabemos es imprescindible para el mantenimiento del bienestar social de nuestra sociedad.

Un ejemplo de esto es nuestra reciente opinión sobre el Calendario Laboral 2017, aunque somos conscientes de que el Gobierno Vasco tiene escaso margen de maniobra en este tema.

Todo ello, bajo comportamientos honestos y transparentes. Y con la responsabilidad, pero también la legitimidad, de ser los máximos representantes de las empresas de Bizkaia, la organización empresarial más representativa del territorio. Con más de 100 años de trayectoria bajo distintas denominaciones. Con la exigencia y la pluralidad que aporta ser una Confederación aglutinadora de múltiples Asociaciones sectoriales. Fieles representantes de micropymes, pymes y grandes empresas. Mantenemos una fuerte penetración en el tejido empresarial vizcaíno y fomentamos el desarrollo de nuevos proyectos apoyando a empresas de nueva creación, como es nuestro programa Cebek Emprende, algunos de cuyos representantes están aquí presentes. Tratamos de potenciar los valores esenciales del empresariado vasco, prudencia, palabra, empuje, tenacidad, esfuerzo. Somos responsables de la firma de decenas de convenios que han supuesto mejoras sustanciales en la calidad de vida de trabajadores y en la competitividad de las empresas. Hemos sido reconocidos por los propios sindicatos que ahora la cuestionan como los máximos representantes de las empresas de Bizkaia mientras esa negociación se producía. Somos interlocutores referentes  para la Administración Pública y para otras entidades en múltiples aspectos vinculados a la empresa, interlocución compartida en algunos casos con Cámaras de Comercio o cluster. Asumimos nuestra cuota de responsabilidad en la marcha de la economía, en la marcha del empleo, en la calidad de vida de los ciudadanos, condicionados naturalmente por un entorno que nos exige y obliga. Somos, junto con los sindicatos, elemento claramente condicionante de la competitividad de un país, de sus empresas y de su Administración.

Nuestra legitimidad como patronal más representativa no nos la da ni los quita una estrategia sindical. Nos la da nuestro trabajo diario, nuestra historia, nos la dais muchos de vosotros y vosotras con vuestro apoyo y vuestra afiliación.  Seguiremos trabajando, a pesar de las dificultades, con esfuerzo, con la voluntad de que Euskadi y sus ciudadanos sigan progresando, y también con independencia para hacer de la empresa el motor del desarrollo económico de nuestro territorio, que es el desarrollo de la propia sociedad.

Queridos amigos y amigas, os agradezco una vez más vuestra cercanía a nuestra organización y renovamos una vez más nuestro compromiso de trabajar con honradez y transparencia por nuestras empresas y por todo el territorio de Bizkaia.

Lehendakari zurea da hitza.

Mila esker danori

Menu
El navegador que está utilizando es una versión obsoleta.

Para visualizar correctamente esta página le recomendamos que instale o actualice su navegadorSi, quiero actualizar mi navegador

×