InicioLlámanos
94 400 28 00
Contacto eseu

Cebek pide a la UE que “juegue todas las bazas” ante la crisis de acero y a España un pacto global en materia energética

FotoIGcnuñoKCampo160216 El presidente de Cebek, Iñaki Garcinuño, ha reclamado que la Unión Europea “juegue todas las bazas” ante la crisis del sector del acero, que afecta a la ACB, además cree que en España se debería alcanzar un “pacto global” en materia energética ante el elevado precio de la energía.

En una entrevista a Herri Irratia-Radio Popular, Garcinuño ha afirmado que la situación de empresas como ACB, en parada temporal indefinida, hace revivir “tiempos pasados de toda la reconversión industrial”, pero, en aquella ocasión, “faltaba estar tecnológicamente más avanzados” y las empresas estaban “sobredimensionadas” a nivel de capacidad de producción y personal.

En este caso, según ha apuntado, el “peligro viene de la propia globalización”, que tiene “sus cosas buenas y sus cosas claramente negativas”.

“Al final, abrimos las puertas a toda la producción de otros países, sin preguntarnos cómo producen, si son limpios o no son limpios mediambientalmente hablando y, en este caso, nos llega un acero chino que ellos no son capaces de absorber porque su economía se encuentra en situación de debilidad”, ha agregado.

Garcinuño ha apuntado que ese acero chino viene a “precios bajos” y no a través de una “producción limpia como es la de la ACB”. Por lo tanto, es una situación “desfavorable” y se hace “bien en tratar de influir a nivel europeo”.

A su juicio, es “imprescindible” que la UE juegue “todas las bazas que tiene a su favor” ante la situación del sector del acero y que sea “rápida” en su decisión como está “reclamando el Gobierno vasco con mucho acierto”.

“Que no sean medidas lentas porque la situación es ya urgente. De hecho se tenían que haber adoptado tiempo atrás porque el acero chino no acaba de entrar ahora, lleva tiempo ya y muchas acerías vascas han presentado denuncias en la UE con el fin de que sean sancionadas las empresas, sobre todo, asiáticas que traen el acero tan barato”, ha añadido.

Garcinuño cree que no es “adecuado” funcionar “a golpe de sanción” y que la UE no debería actuar solo por la denuncia de una empresa, sino que se “deben adoptar medidas, dentro de la legalidad, que supongan una solución estructural y no coyuntural a una entrada concreta de pedidos asiáticos”.

Asimismo, ha señalado que no se puede competir con el elevado precio de la energía que hay en España y ha indicado que es alto “no solo porque el coste en sí mismo de la redistribución sea alto”, ya que, según ha apuntado, productores como Iberdrola “no son a nivel de costes más altos que otras empresas alemanas”, sino que se debe a los costes añadidos de redistribución y al “importante porcentaje del precio que se dedica a impuestos”.

Además, ha añadido que en Euskadi se tiene el “sobrecoste de nuestro propio peaje eléctrico”, dado que, por su situación geográfica, se necesita un determinado tipo de cable de tensión, que hace que se “pague un precio superior”.

Garcinuño ha indicado que el Gobierno vasco ha presionado y ha pactado lo que se denomina el ‘euskopeaje’ para reducir ese sobrecoste que las empresas vascas pagan por la tensión que utilizan y poder acercarse “al precio de los vecinos”.

A su juicio, la cuestión energética requiere de un “pacto global” a nivel del Estado para que “no dependa” del partido del Gobierno y que sea acordado con comunidades autónomas.

“Debemos trabajar más a medio plazo y no a corto y a mi me da la sensación de que todas las reformas eléctricas que están haciendo, además de ir en contra de la voluntad de las propias eléctricas españolas, se está pensando más en recaudación en reducir la deuda que se tiene con las eléctricas, más que en una perspectiva de futuro a largo plazo”, ha agregado.

Este tema, en su opinión, influye en las decisiones de las empresas como pude ser el caso de la multinacional Arcelor Mittal que tiene “un montón de plantas distribuidas a lo largo de distintos continentes” y “ellos no ven personas a diferencia de los pequeños y medianos empresarios”.

“Te encuentras con multinacionales en los que una planta es un número y, por tanto, las decisiones se toman con mucha más alegría y, en muchas ocasiones, sin pensar en las consecuencias personales que eso genera. La ACB es un caso concreto de ello”, ha apuntado.

Garcinuño ha recordado, además, que la Margen Izquierda es una zona “habitualmente castigada” y ha señalado que decisiones como la adoptada en la ACB generan “auténticos dramas sociales”.

En este sentido, cree que es “importante” que en las negociaciones que, en ocasiones, a nivel laboral, se establecen entre los comités de empresa y las grandes empresas “se sea más flexible a la hora negociar” en la medida en que “este tipo de empresas no tiene piedad a la hora de tomar decisiones que puedan ser graves para la población y para un sector económico”.

“Hay que ser flexible a la hora de negociar y tenemos casos de éxito como ha sido el antiguo convenio de Mercedes en Vitoria que derivado en una enorme producción actual”, ha apuntado.

EXPECTATIVAS EN 2016

Por otra parte, en relación a la coyuntura económica y las expectativas para 2016, ha señalado que esperan el mantenimiento de una situación económica que “está siendo favorable” con unos crecimientos que “no están nada mal”.

Garcinuño cree que lo importante es mantener ese crecimiento a lo largo del tiempo porque se necesita “una cierta permanencia en el tiempo” que genere “confianza” tanto en el consumidor como en el inversor, de cara a que “eso se traduzca en empleo”.

No obstante, ha apuntado que hay “incertidumbre” tanto en relación a la evolución del petróleo como la situación económica general de China y “la propia geopolítica”. “Está todo convulso en ese comienzo de año y la situación de la Bolsa es otro ejemplo”, ha agregado.

Garcinuño ha apuntado que “lo deseable” sería que tanto estas “incertidumbres” macroeconómicas “como las propias internas a nivel de elecciones y de formación de Gobierno español” afecten “a la marcha” de la economía que se debería “mantener estable”.

En materia de empleo, CEBEK espera la generación de 8.000 puestos este año en Bizkaia, pero “todavía queda mucho para eliminar esa bolsa importante de paro”.

El presidente de Cebek ha señalado que habrá empleo que será “de calidad” y “todavía habrá empleo que será tanto temporal como, sobre todo, parcial”, que es lo que se está incrementando “claramente”.

Según ha apuntado, la mayor parte del empleo que se está creando es temporal, aunque, entre los que trabajan, casi tres de cuatro tienen contrato indefinido. Garcinuño ha indicado que les preocupa más el empleo parcial que “muchas veces da ocasiones a la inestabilidad” y ha asegurado que se necesitan unas condiciones económicas “favorables” para las empresas e instituciones que den lugar a unas “contrataciones más estables”.

“La empresa difícilmente puede hacer contrato indefinido en el primer empleo que genera porque no se sabe si esa necesidad de trabajo que tiene para esa persona va a permanecer en el tiempo”, ha agregado. A su juicio, se necesita una “estabilidad mayor” para que se genere la necesidad de que una persona “se quede de forma indefinida en la empresa”.

En materia de incrementos salariales, ha señalado que la recomendación de Cebek es que cada uno analice en su propia empresa y sector su situación y si sería posible ese incremento.

Ante el planteamiento de LAB de establecer el salario mínimo en 1.200 euros, le ha pedido a este sindicato que “lo negocie en las mesas” porque “no se puede no sentarse en una mesa para negociar el convenio e imponer una condiciones inaceptables y tratar, por otra vía, de establecer unas obligaciones como ese salario mínimo”.

El Presidente de CEBEK ha calificado de preocupante la propuesta que ha planteado Podemos de cara a las negociaciones para la conformación del nuevo gobierno central y cree que es más populismo que otra cosa.

Ha indicado que lo que le preocupa es la política económica e industrial que pueda desarrollar el futuro Gobierno central y “no tanto las siglas”.

“A mi me da lo mismo que estén unos u otros, si el pueblo ha decidido que se tengan esos votos o esos escaños, el pueblo es responsable de ello” ha agregado

No obstante, si ha insistido en que le preocuparía una política económica que estuviera basada exclusivamente en el incremento del gasto social de manera desorbitada y que ese gasto solo se financie con impuestos.

En este sentido, ha reconocido que le parece “preocupante” la propuesta de Podemos porque “da la sensación de que es más populismo que otra cosa”. “Es decir a la gente lo que quiere oir, pero no está basado en hecho reales, aquí Bruselas todavía corta mucho bacalao, nos impone un déficit público que tenemos que cumplir, se están haciendo grandes esfuerzos por llegar y no llegamos porque hay muchas comunidades que están descontroladas y que siguen gastando más de lo que tienen, pero eso no se puede convertir en la política económica de un país”, ha agregado.

Menu
El navegador que está utilizando es una versión obsoleta.

Para visualizar correctamente esta página le recomendamos que instale o actualice su navegadorSi, quiero actualizar mi navegador

×